¡Que vivan las copas menstruales!

Uno de los retos constantes en mi vida, es traar de ser consecuente en todas mis facetas. Honestamente, es jodidamente difícil. Es por eso, que trato de empezar por cosas pequeñas y que dependan directamente de mí. Soy bióloga y una de las razones por las que elegí serlo, es por que desde pequeña vivo enamorada de la naturaleza. Como consecuencia, una de las cosas que más me preocupa es cómo estamos destruyendo cada rincón del planeta y la naturaleza que en el habita. Obviamente este es un problema gigante, pero existen pequeñas acciones en nuestra vida diaria que pueden ayudar a mitigar nuestra huella en el planeta. Hace 3 años, por primera vez caí en cuenta de la cantidad de basura no reciclable que producimos las mujeres por el simple hecho de menstruar. Una mujer que menstrua por 4 días en promedio, usa al menos 250 tampones al año y una que usa toalla higienica, usa más de 300 toallas higiénicas al año. Así que empecé a buscar alternativas, si yo podía hacer un esfuerzo y contaminar menos, entonces valía la pena. Lo que no me imaginaba, era que en realidad no iba a ser un gran esfuerzo y que iba a cambiar mi vida para mejor.

Lo primero que uno encuentra cuando busca alternativas a tampones y toallas higienicas es la copa menstrual y lo primero que uno piensa es lo siguente: ¡es muy grande! ¿Cómo rayos me voy a meter eso? Es inevitable sentir recelo y, si es que ningún conocido te ha hablado de sus beneficios, es muy improbable que uno se atreva a probarla. Sin embargo yo estaba muy determinada, así que me pedí una por internet. Me tomó unas 3 menstruaciones para encontrar el truco de cómo ponermela y sacarla sin tener accidentes y finalmente cambiar de tamaño de copa para encontrar la ideal para mí. Desde ese entonces mi vida cambió totalmente. No he vuelto a comprar ni un sólo tampón, 750 tampones menos en la naturaleza, y mis niveles de estrés se han reducido considerablemente. No más preocupación de tener los tampones necesarios conmigo, mucha comodidad al momento de realizar deportes, mucho más práctica en trabajos de campo y casi cero probabilidades de sufrir el síndrome de shock tóxico.

                                             
Creo que se habla muy poco de estos temas. Mi interés comenzó por la problemática ambiental, pero en realidad este es un tema que también puede tener un impacto social muy importante. Si pensamos en mujeres en condiciones sanitarias no adecuadas y situacion económica difícil, entonces la copa menstrual puede mejorar su calidad de vida sustancialmente. Mi perspectiva cambió mucho cuando me encontré con este artículo y no pude evitar pensar en las mujeres de la sierra y selva peruana que sólo por ser mujeres y menstruar tienen ya una desventaja grande con respecto a los hombres. En fin, espero que este post anime a más muejeres a probar la copa y a hablar de ella. No se van a arrepentir.

Yo uso el tamaño grande de Lunette. En lima, he visto copas en Flora y fauna y algunas personas las venden por facebook. En Suecia la puedes encontrar en cualquier apoteket y por su puesto por intenet. 

Si quieren investigar más sobre la copa y otras alternativas, les dejo los siguientes links:

  1. Descubre tu copa ideal con este quiz.
  2. Artículo en The Guardian.
  3. Cuatro alternativas a los tampones y toallas higiénicas.
  4. ¿Qué es la copa menstrual? De webMD.
  5. 8 FAQ de la copa menstrual.

English version:

One of the biggest challenges I find in life, is to try to be consequent in all areas of my life. Honestly, it’s extremely hard. Thats the reason why I try to start by small things. I am a biologist and one of the reasons why I chose to become one, was because since I was a child I’ve been in love with nature. As a consequence, one of the things I care the most about, is the way we are destroying our amazing planet and its nature. Obviously this is a huge problem, but there are small actions of our everyday life that can help to improve our footprint on the planet. 3 years ago I relized the crazy amount of non reciclable waste that women produce just due to the fact that we menstruate. A woman that has her period for 4 days, uses at least 250 tampons per year or more than 300 pads per year. So I started to look for alternatives, if I could make an effort and pollute less, then it was worth it. What I didn’t know, was that it was not going to be a big effort and that I was about to change my life to improve it.

 The first thing someone finds when looking for alternatives to tampons and pads is the menstrual cup, and the first thing women think is: That’s huge! How am I going to put that on myself? Its inevitable to feel resistance to try it and even more if no one has spoken about its benefits to you. Its very unlikely that one would just try it. Nevertheless I was very determined, so I ordered one over the internet. It took me 3 periods to learn how to put it and take it out easily without accidents and finally chose a different size which was more suitable for me. Since then, my life changed completely. I haven’t bought a single tampon, 750 tampons less in nature, and my stress levels during my period have decreased considerably. No more worrying about having tampons with me, I now feel very comfortable while doing sports and field work, and have almost cero chance of having toxic shock syndrome.
I think this matter is very neglected. My own interest came from an environmental perspective, but in reality this subject has a very important social impact. If we think about woman under bad sanitary conditions and difficult economic situation, then the cup can improve their life quality a lot. My perspective changed when I found this article and I couldn’t avoid thinkig about peruvian woman in the rain forest and andes that only because of the fact that they are born woman and menstruate, they already have a huge additional burden. Anyway, I hope that this post encourages more woman to try the cup and talk about it. You won’t regret it.

I use the big size of lunette menstrual cup. In Sweden you can find it in any apoteket and of course on the internet. If you want more information I suggest to start buy the links on the spanish version of this article (they are mostly in english).
                                          

Anuncios

2 comentarios en “¡Que vivan las copas menstruales!”

    1. Hola Claudia! No hay un distribuidor de Lunette en lima, pero si puedes comprarla por internet directamente de su página o a través de amazon. Su precio es aproximadamente 35$ – 40$. Una inversión recuperable en menos de un año.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s